Formas de limpiar y conservar el ámbar

Cuando hablamos del ámbar se nos ocurren piezas engastadas de ese color. Pero también las hay de tamaño más grande y no solo para joyería.

Debemos prestar atención a su cuidado y limpieza para que siempre tengan ese fulgor que a todos impresiona, sobre todo si además incluimos la luz adecuada que da ese plus.

Consejos de Eduardo Mastral sobre la limpieza de objetos de ámbar

Estamos hablando en cualquier caso de una pieza muy delicada, por lo que los productos de limpieza no son muy adecuados en este caso. Mucho más apropiado, de cara a su conservación será aplicar aceites naturales que no estropean la estructura natural del ámbar.

Por ejemplo, si cogemos una gamuza y la impregnamos con una capa ligera de aceite de oliva y luego la pasamos por encima de nuestros objetos de ámbar, obtendremos un brillo como si los acabásemos de comprar.

Limpieza y conservación esas son las palabras.