Preparar la piscina para el verano

Mantenimiento y limpieza

Va llegando el calor y hay que preparar nuestra piscina para poder usarla dentro de poco. La limpieza y el mantenimiento repercute en dos cosas, la primera es la más visible, la estética; una piscina limpia y con aguas cristalinas nos invita a bañarnos.

Limpieza de piscina comunitaria

La segunda razón para realizar un mantenimiento regular es tener el agua en condiciones de salubridad. Una piscina mal cuidada puede convertirse en un foco de infecciones para los bañistas.

Durante todo el año deberemos realizar algunas acciones que nos ayuden a conservar limpia la piscina. Pero la limpieza a fondo se hace obligatoria en estas fechas, donde el calor empieza a recordarnos que un baño en la piscina nos irá muy bien.

Ventajas de un mantenimiento periódico:

  • Protección del vaso. La piscina mejor dejarla llena de agua en invierno. Ésta evitará la aparición de grietas.
  • Incremento de la durabilidad de los elementos que forman parte de la piscina como depuradora, skimmer, u otros elementos mecánicos.
  • Reduce el consumo de agua.

¿Cómo realizar el mantenimiento?

  • Lavar la depuradora. Con una manguera, realizar un lavado, a contracorriente, para que la suciedad acumulada salga.
  • Limpiar Filtro. Dependiendo de qué tipo de filtro utilice puedes sustituirlos.
  • Fregar paredes y suelos con cepillo de cerdas duras y un antical para eliminar toda la suciedad incrustada.
  • A diario pasar el limpia fondos.
  • Retirar los insectos y hojas de la superficie del agua.

Una vez llena de agua limpia la piscina es fundamental controlar regularmente:

  • El PH del agua.
  • El nivel de cloro del agua.

El cloro, sirve para matar los microorganismo del agua, se echa en horas donde no haya bañistas, mejor por la noche. La escasez de cloro puede provocar que el agua se torne de color verde. Si tienes un medidor de cloro, recuerda que su nivel óptimo es 0.5 a 1 ppm. Para mantener esos niveles deberá añadir una pastilla de 20 gramos de cloro por cada 15 metros cúbicos de agua, cada cinco o seis días.

Control del pH del agua, el valor adecuado debe situarse entre 7.2 y 7.6 de PH. Cuando el valor supera el 7.6 el agua es alcalina, atacando la capa protectora de la piel y reduce el contenido del cloro en el agua. Si el valor está por debajo del 7.2 el agua se es ácida. Un agua ácida puede corroer los elementos de la piscina y  es irritante para piel y ojos.

Si no tienes tiempo para realizar un mantenimiento adecuado a la piscina siempre puedes acudir a manos expertas, empresas de limpieza.

En Limpiezas la Aurora encuentras el personal cualificado para realizar este tipo de tareas. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso!