Abrillantado de suelos en chalets

Limpiezas La Aurora tiene 20 años de experiencia en el sector del abrillantado de suelos de chalets en Zaragoza, gracias a las modernas técnicas utilizadas, sus máquinas de última tecnología y su personal altamente cualificado que se recicla en cursos de formación periódicos.

Especialistas abrillantando suelos de chalets en Zaragoza

Con el abrillantado lo que se consigue es una técnica mediante la cual se impermeabiliza el poro del suelo, se garantiza una duración de 18 meses de brillo sin resbalones ni restos amarillentos y esto se consigue a través de una capa de sales que se aplican gracias a una máquina que, como hemos dicho, impermeabilizan el suelo.

Limpiezas La Aurora acomete la tarea de abrillantado de pavimentos de chalets con una máquina rotativa en la cual se concentran los productos necesarios para el desarrollo de sus funciones: Cristalizador base y lana de acero provocando una reacción termoquímica más una capa con cristalizador determinación para un mayor resalte del brillo.

Abrillantar y encerar NO es lo mismo

Con el abrillantado se logra una impermeabilización del suelo que se prolonga de 12 a 18 meses sin resbalones ni rastros amarillentos, aun en lugares muy frecuentados gracias a la técnica que utiliza Limpiezas La Aurora y que ya hemos descrito.

Abrillantar los pavimentos de los chalets es necesario e importante

Es una función de limpieza que se puede realizar cada dos o tres años en chalets y en superficies comerciales dependiendo de las zonas de paso. No es incómoda y se realiza en cualquier momento al materializarse en por fases. El aspecto del suelo, su porosidad hacen que sea una forma de mantenerlo siempre en buen estado.

Características del encerado y sus problemas

Con el encerado conseguiremos un brillo que desaparecerá después de unos lavados que, al cabo de unos meses, además dejará rincones amarillentos o sombras, los resbalones serán comunes, se crearán orillas y se amontonarán capas de cera.
Limpiezas La Aurora recomienda el abrillantado, por sus efectos sobre el suelo, su duración y su elegancia además de garantizarlo por un periodo de un año a dieciocho meses en condiciones normales.